viernes, 4 de marzo de 2016

Reseña: Todas las Hadas del Reino, Laura Gallego

Hola lectores! Sé que hace algun tiempo que no escribo, lo siento, estaba de exámenes, y sólo pude leer un libro, y nada más terminarlo -es decir, ahora - me he puesto a hacer la reseña:

Todas las Hadas del Reino


Autor:
Laura Gallego

Sinopsis:
Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices.
Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente.
 Camelia ha solucionado casos más difíciles; pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable...
Sumérgete en el magnífico mundo lleno de Hadas madrinas, Ancestrales y muchas criaturas más que no podrás olvidar.


Esta reseña puede contener spoilers sobre el libro, no me gustaria chafarle el final a nadie!
Todas las Hadas del Reino es un libro que esperaba desde hace mucho tiempo, y además tenia unas expectativas muy altas, porque es un libro de Laura Gallego, mi autora favorita y una mujer con una imaginación que no tiene límites...
...y obviamente el libro cumplió mis expectativas, y las superó con creces. 

A diferencia de la mayoría de libros de hadas, Todas las Hadas del Reino tratan de las hadas madrinas y hace una recolecta de todos los cuentos de hadas con los que hemos crecido (o por lo menos yo).
Camelia es el hada protagonista, y hace unos trescientos años se convirtió, junto a otras seis hadas más, en hadas madrinas, que podrían convivir entre los seres humanos sin perder sus poderes para estar más cerca de sus ahijados y poderlos ayudar de forma más rápida y eficaz. 
Camelia siempre ha cumplido su trabajo a rajatabla, y intentaba ayudar a todos sus ahijados lo máximo posible. De hecho en las primeras partes del libro se ve cómo va de un lado a otro enrte los diferentes reinos, y hasta que punto llega a estar estresada. Aun así, nunca pide a sus ahijados que le den las gracias, porque lo considera su trabajo, y le gusta. 
Un buen día, después de una larga jornada de trabajo, se encuentra con otra de las hadas madrinas: Orquídea (que es algo parecido a la pija del grupito), y le pide que le ayude a resolver un problema con uno de sus ahijados: Simón. 
Es un chico de origen humilde que trabaja como mozo en las cuadras del palacio de Vestur, donde obviamente, está la princesa de Vestur, una chica que prometió no casarse hasta que encontrara al amor de su vida. Simón está profundamente enamorado de la princesa, y lo que más le gustaría en este mundo es casarse con ella, y en vistas de que su hada madrina -Orquídea- no lo va poder ayudar, se conforma con Camelia, que siempre ha tenido mucho ingenio para resolver esta clase de problemas. 
Poco a poco, el hada consigue que el mozo de vaya acercando a la princesa Asteria...
...hasta que un día la heredera del reino decide hacer una queste -que es una especie de competición pero a lo medieval- y consiste en ir a buscar un objeto mágico, que después de tanto tiempo no se sabe si llegó a existir o no. Camelia cree saber la ubicación de dicho espejo, y obviamente ayuda a Simón a conseguirlo. Ambos se internan en un peligroso castillo de una bruja -que fue un hada antaño- y consiguen salir con el espejo por los pelos. Pero Magnolia, así es como se llama la bruja, no los deja escapar tan fácilmente, y tras una lucha de varitas, el espejo se rompe y descubren que no es el espejo que estaban buscando. Hada y ahijado vuelven al palacio desolados, y allí se encuentran con qué la princesa los está esperando para contarles la verdad:
La queste no era más que una prueba para ver quién estaba dispuesto a sacrificar su vida por ella, por amor, y de momento sólo Simón hizo eso, así que se gana el corazón de la princesa. Parece ser que el problema ya estaba solucionado, pero no, porque entonces aparece un nuevo personaje: El Duque Blanco, que lleva años intentando conquistar a la princesa sin éxito.
Convence al rei de que el es el candidato ideal para la mano de su hija, no un indiferente mozo de cuadra. Camelia, para intentar ayudar a Simon una vez más dice -aunque sea mentira- que su ahijado tiene la marca del héroe, y que puede hacer cualquier proeza que se proponga. Entonces el duque se aprovecha de la situación, y envia a Simón a un Bosque donde habita el Gran Lobo Ancestral, a quién nadie ha podido matar desde hace años. 
Simón, sin más remedio, accede. Obviamente un simple chico no pudo acabar con el Lobo, así que Camelia hizo un pacto con el, un pacto hecho con magia antigua, que le dió al hada suficiente poder para matar al lobo. 
El problema está en lo que le pidió a cambio:
Su primer hijo. 

Simón no se lo creyó, y después de la muerte del lobo, se casó con la princesa y no se preocupó más por su hada madrina, que entró en un largo sueño que duró años, hasta que Asteria tuvo su primera hija. El dia del bautizo, Camelia se presentó con la intención de llevarse a la primogénita, Felícia.
La niña crece en el castillo que antiguamente fue ocupado por Magnólia, totalmente aislada del exterior. Cuanto más mayor se hacía, más se parecía a su padre, y Camelia no hacía más que mimarla y intentar educarla de la mejor manera posible, dejando de lado sus tareas de hada madrina. 
El resto de hadas, que ahora eran un grupo notablemente reducido, intentaron solucionar el problema en más de una ocasión, pero nunca lo consiguieron con éxito. Cuando Felícia ya era una adolescente, comenzó a investigar por zonas del castillo en las que nunca había osado entrar, y llegó a la puerta del subterráneo, lleno de estátuas de jóvenes caballeros petrificados. 
Se interesó especialmente en uno, a quién llamó gris, y con quién jugó múltiples veces. Poco a poco, cierto sentimiento se fue intensificando en la chica, y la noche que se prometió que no volveria a entrar, decidió despedirse de la estátua con un beso en los labios. 
Entonces la estátua se comenzó a despetrificar (?), y apareció un chico de cabello cobrizo que se hacía llamar Cornelio, que fue un príncipe siglos atrás. 
Ambos consiguen escaparse del castillo, y en el momento en que la princesa decide abandonar a su hada madrina, esta pierde todo su poder, y el castillo se hace accesible para los guardias de Vestur, que hace años que intentaban llegar hasta Camelia para juzgarla por secuestrar a la princesa. La toman y la llevan al castillo, donde el mismo Simón, que ahora es rey, la condena a muerte. 

ZONA SPOILERS
Las últimas treinta páginas del libro són un verdadero sufrimiento. Por un momento llegué a pensar que Camelia moriría, y no entendí del todo el mensaje de Ren.
Pero el final...
El final fue extraño. 
No sé que esperaba del desenlace de esta historia, pero definitivamente, no era eso. Por algun motivo, Camelia se transforma en Ancestral, y se reúne con Ren, con quién inicia una nueva vida.
Y aquí sigo, sin saber qué pensar. 
No sé si me gustó o no. 
Simplemente me sorprendió. 

FIN SPOILERS

Como siempre, este libro de Laura Gallego me ha gustado mucho, mucho, muchísimo.
Está lleno de sorpresas, los personajes son bastante complejos, y además evolucionan mucho a lo largo de la historia. El único detalle que creo que le falta, es que me hubiera gustado saber algo más de las historias de Magnolia y Azalea, para ver que les pasó para que se llegaran a convertir en eso.  Pero aun así leed el libro, es una historia demasiado buena como para dejarla pasar. 
¿Alguien leyó el libro?¿Si?¡Comenten!
Puntuación:


2 comentarios:

  1. Encontré este blog por casualidad y aunque con meses(?) de retraso me decidí a dejar comentario. /También hago Spoilers xD/
    A mi el libro me gustó bastante, y de hecho me hizo bastante gracia la manera en la que la escritora del libro conectó tantos cuentos infantiles. Por otro lado concuerdo contigo con el tema de que habría sido interesante saber la historia de Magnolia y Azalea, comprender por qué terminaron de ese modo.
    El final realmente es extraño; quiero decir, durante la lectura del libro es fácil percibir que Ren siente algo especial por Camelia, pero nunca hubiera imaginado al extremo que llegaría para poder ayudarla (que en parte lo agradezco porque, eh, Camelia no se merecía morir XD). Quitando los tortazos emocionales que se lleva la pobre hada, el que me pareció uno de los más crueles, fue el hecho de que... después de todo lo que Camelia hace por Simón, él sea incapaz de acordarse de su nombre /:. Te hace pensar que, ni tan agradecido debería estar, si era incapaz de recordar el nombre de aquella persona que te ha ayudado a alcanzar todo lo que has deseado y soñado.

    Fin(?)

    Pd: Hay muchas partes del libro que me parecieron algo amargas (?).

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...